Cabezas y cuerpos

Los maniquíes han sido siempre objeto de deseo, vestidos o desnudos se exponen a nuestras miradas, nos provocan desde el otro lado del muro de cristal que nos separa. En One touch of venus (1948) era la mismísima Ava Gardner la que propiciaba el enamoramiento de un pobre transeúnte. A mi también me provocan, así fríos y hieráticos.

cabezas1

cabezas2

maniquies1

maniquies2

maniquies3

Acerca de terteres

Terteres Estudio
Esta entrada fue publicada en Diseño y etiquetada . Guarda el enlace permanente.