Désolée

Je suis Désolée cuando veo ruinas tan increíbles como éstas, patrimonio industrial se denominan ahora, condenadas a perecer por falta de aliento, dinero y sobre todo por falta de visión política. La ceguera la hay de muchos tipos pero la ceguera con alevosía es la peor de todas ellas, no hay más ciego que el que no quiere ver reza el dicho popular, y cómo algunos populismos es cierto, aún siendo enemiga del populismo, en éste caso sabiduría popular.

Lugares cómo éstos que crearon riqueza, que fueron vividos por gentes que trabajaron, que dejaron sus mejores años enterrados en una fábrica en largas y duras jornadas para, cómo hoy, forjarse su propio destino, son ahora no lugares, lugares olvidados, invadidos por la maleza, erosionados por los agentes meteorológicos, por el propio tiempo.

Cómo podemos resignarnos tan fácilmente al olvido de parte de nuestra historia, no olvidemos que en el recuerdo, en la presencia viva de la historia está la clave del desarrollo humano, de no caer en graves errores, especialidad humana… No olvidemos!!!

chimeneas2

 

chimeneas1

Acerca de terteres

Terteres Estudio
Esta entrada fue publicada en Diseño y etiquetada . Guarda el enlace permanente.